Las torrijas es un plato muy típico de nuestra gastronomía, sobre todo de fechas próximas a la Semana Santa. Al ser tan sencillas de hacer, puede decirse que cada casa tiene “una receta especial”: desde las clásicas hechas con miel, hasta las de vino, con natillas, de naranja o chocolate… Aquí os dejamos la receta más tradicional: con leche, azúcar y canela, para hacer unas torrijas que harán las delicias de vuestro paladar. Por cierto, una lástima que este dulce haya quedado solo para esta época del año, ¡están deliciosas!


Ingredientes:

  • Barra de pan con la corteza finita (es conveniente que esté algo durillo), también hay algunas marcas de pan especial para torrijas.
  • 1 litro de leche.
  • 2 huevos enteros.
  • Aceite para freír (de girasol o de oliva, a tu gusto).
  • Azúcar glas y canela en polvo.

Elaboración:

  • Cortamos el pan rebanadas de más de un centímetro.
  • Calentamos la leche e infusionamos las ramitas de canela, añadimos el azúcar y un poco de piel de limón.
  • Empapamos las rebanadas de pan. Podemos dejar enfriar la leche o si queremos que el pan quede blandito, lo metemos cuando aún está la leche caliente (aunque las rebanadas se pueden romper luego si no tenemos cuidado).
  • Pasamos el pan por huevo batido y lo freímos en aceite de oliva bien caliente y abundante.
  • Las escurrimos bien y las ponemos en papel secante para quitar la sobra de aceite de oliva.
  • Las rebozamos seguidamente en azúcar y canela (unas dos cucharaditas de canela en polvo por cada 100 gr de azúcar).

¡A comer!

Mucho cuidado que, enganchan y no podrás parar de picar.